¿Puede hablarse de la capital de un reino de Tartessos?

¿Puede hablarse de la capital de un reino de Tartessos? Georgeos Díaz-Montexano, Historical-Scientific Atlantolgy Adviser for James Cameron, Simcha Jaocobovici and National Geographic, President Emeritus of Scientific Atlantology International Society (SAIS), Accepted Member Vitalicius of The Epigraphic Society. Si por algo se caracterizan las antiguas civilizaciones es por la gran perdurabilidad ―por prestigio― de los nombres de sus ciudades, especialmente cuando estas son capitales. Es decir, que es bastante probable que la capital o ciudad cabecera de Tartessos haya sido solo una desde el principio hasta el final. Más aún cuando no estamos hablando de capitales que como Egipto se remontan a miles de años, sino que, muy probablemente, Tartessos ―cuyo nombre original se puede reconstruir como *Tarzi o *Tarti― es un reino que comienza en algún momento de la Edad del Bronce (probablemente en tiempos de la cultura del bronce Atlántico) y su capital, antes del final de Tartessos (mediados del siglo VI a C.) quizá no llevaba más de 1000 años (lo cual no e spoca cosa para una célebre ciudad). Esto se puede calcular por las evidencias arqueológicas mismas, la lengua (inscripciones) y actualmente ya hasta por la genética poblacional. Todas las evidencias analizadas en su conjunto, de lo que se entiende como realmente tartésico (pre-semítico, semitizado y tardío)1, parecen soportar que esta cultura y, por tanto, su asentamiento más antiguo, no podría tener más de 1000 años de antigüedad, y seguro estoy que un experto en Tartessos señalaría que estoy siendo demasiado generoso, que en realidad ―de acuerdo al registro arqueológico― no se podría hablar de más de 700 años. Con más razón, pues, la ciudad cabecera del reino o emporio de Tartessos que existía en los tiempos del rey Argantonio sería la misma que desde el principio ostentaba tal relevancia o ―cuando menos― una segunda capital re-fundada en otro punto de la misma zona nuclear original (Cádiz, Sevilla y Huelva) en tiempos más recientes. En cualquier caso, no parece muy razonable ―aunque tampoco imposible― asumir que existieran otras muchas nuevas capitales en menos de 1000 o 700 años. Elibyrguê, la ciudad de Tartessos.
Print Friendly, PDF & Email

Georgeos Díaz-Montexano, Historical-Scientific Atlantology Adviser for James Cameron & Simcha Jacobovici, President Emeritus of Scientific Atlantology International Society (SAIS), Vitalitius Accepted Member of The Epigraphic Society.

Si por algo se caracterizan las antiguas civilizaciones es por la gran perdurabilidad ―por prestigio― de los nombres de sus ciudades, especialmente cuando estas son capitales. Es decir, que es bastante probable que la capital o ciudad cabecera de Tartessos haya sido solo una desde el principio hasta el final. Más aún cuando no estamos hablando de capitales que como Egipto se remontan a miles de años, sino que, muy probablemente, Tartessos ―cuyo nombre original se puede reconstruir como *Tarzi o *Tarti― es un reino que comienza en algún momento de la Edad del Bronce (probablemente en tiempos de la cultura del bronce Atlántico) y su capital, antes del final de Tartessos (mediados del siglo VI a C.) quizá no llevaba más de 1000 años (lo cual no es poca cosa para una célebre ciudad). Esto se puede calcular por las evidencias arqueológicas mismas, la lengua (inscripciones) y actualmente ya hasta por la genética poblacional.

Todas las evidencias analizadas en su conjunto, de lo que se entiende como realmente tartésico (pre-semítico, semitizado y tardío)1, parecen soportar que esta cultura y, por tanto, su asentamiento más antiguo, no podría tener más de 1000 años de antigüedad, y seguro estoy que un experto en Tartessos señalaría que estoy siendo demasiado generoso, que en realidad ―de acuerdo al registro arqueológico― no se podría hablar de más de 700 años. Con más razón, pues, la ciudad cabecera del reino o emporio de Tartessos que existía en los tiempos del rey Argantonio sería la misma que desde el principio ostentaba tal relevancia o ―cuando menos― una segunda capital re-fundada en otro punto de la misma zona nuclear original (Cádiz, Sevilla y Huelva) en tiempos más recientes. En cualquier caso, no parece muy razonable ―aunque tampoco imposible― asumir que existieran otras muchas nuevas capitales en menos de 1000 o 700 años. 

1 Orientalizante no sería adecuado mientras solo se siga hablando de fenicios que son semitas, pues orientalizante es un término que engloba a muchas culturas hasta de etnias y lenguas diferentes que florecieron en toda Asia menor, Cercano y Medio Oriente, incluidos Egipto y la misma Grecia, entre otras regiones geográficas del Oriente.

[Seguir leyendo el artículo en PDF]

Facebook Comments
Sobre Georgeos Díaz-Montexano 133 Artículos
Escritor especializado en lenguas y escrituras antiguas y en atlantología histórico-científica / Historical-Scientific Atlantology Adviser for National Geographic, James Cameron and Simcha Jacobovici / Accepted Member of The Epigraphic Society.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion